Archivo

Archive for the ‘actualidad del mundo’ Category

Cada día muere un ángel

17 septiembre 2015 Deja un comentario

ARCHI_281456La prueba que este mundo está cada vez más perdido en la vil desgracia y en la ausencia del humanismo, nos llegó desde Siria, más bien en el mar turco, donde el pequeño de tres años Aylan Kurdi, falleció ahogado intentando huir del conflicto que sufre su país, en un viaje que emprendió sin pedirlo y sin quererlo, acompañado de su familia en un intento por escapar de las bombas pero que terminó en un maldito azar del destino, tendido en la arena con su pequeña camiseta roja y pantalón azúl.

Para muchos, lamentarnos por algo que sucede a miles de kilómetros de casa es incoherente, por supuesto, porque cerca, dentro de nuestras tierras, cada día muere un Aylan Kurdi, un niño de 6 meses, de 1, 2, o 3 años, hasta llegar a los 18, 19 o 25 años. No hace falta ser tan joven ni tan viejo para entender la analogía. Nuestro país sumido en la violencia, vive momentos desesperantes, donde salir de casa es seguro pero volver a ella es toda una recompensa divina.

Como él, los hay muchos, que mueren y son sólo una estadística más en la larga lista de muertes que cada día llenan las morgues de nuestro país, pero, ¿hace falta que sigan muriendo almas inocentes por culpa de una violencia de la cual no somos parte, o al menos no deberíamos? Pensar que los gobernantes resolverán estos problemas es tan estúpido como venir aquí y escribir este artículo, o sentarme detrás de mi laptop o con mi celular en la mano y escribir mierda en las redes sociales y quejarme y pedir que haya un cambio. Es incoherente, hipócrita e ilusorio. Hace falta mucho más que eso para que la realidad nuestra cambie.

Aylan Kurdi murió para enseñarnos algo, que huir de casa, de los problemas, lamentablemente no siempre terminará en un final feliz, aunque muchos lo deseáramos. Él tuvo que morir para demostrarle al mundo en la podredumbre que hemos convertido este lugar, hecho para nuestra convivencia, pero por culpa de la avaricia, de la codicia, de las ideas retorcidas y de toda la mierda que ronda por la cabeza de los poderosos pero cortos de mente, todo ha pasado de ser un lugar para vivir la vida, en un lugar donde en cada esquina la muerte acecha cobardemente.

No hace falta que mueran más niños, tampoco que sigan muriendo jovenes, adultos y ancianos, al menos no por culpa de la violencia y de las guerras sin sentido. Al final, él era sólo un niño, como tu hijo, como el mío, que se fue de casa buscando algo mejor, sin quererlo, sin pedirlo por culpa de un conflicto que derrama sangre y no parece tener fin, como aquí, en nuestro país, como en Guatemala o Nicaragua, como en cualquier otro país del planeta, donde la violencia se ha enquistado en la sociedad, y nadie, absolutamente nadie, puede dar una solución como arte de magia.

Mientras, lo único que podemos hacer es rogar al cielo y a Dios que nos lleve con bien, que nos regrese a casa con vida, y dar un beso a tu hijo a tu esposa para luego seguir sobreviviendo, porque al final, aquí y en cualquier lugar, cada día muere un ángel.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: