Archivo

Posts Tagged ‘familia’

No sabes que significa ser hijo hasta que no eres padre

Siendo padre

Cuando estaba adolescente, mi padre siempre me decía: “Hasta que seas padre vas a entender”. Nunca imaginé que a día de hoy recordaría al pie de la letra esa frase que él siempre me repitió hasta la saciedad cuando yo no quería entender el porqué de algunas decisiones, más por rebeldía que por entendimiento, hice caso omiso hasta que con el paso de los años, me convertí en padre.

Es muy difícil aceptarlo, pero con el tiempo y la madurez de vida, la percepción y la visión de todo cambia cuando eres padre, ahora pasas a ocupar los zapatos que pensabas estarías lejos de usar, ahora, cuando la moneda cambia de lado, es cuando en verdad te das cuenta que cada cosa que tus padres hacían o decían, tenían una razón de ser, y que, en el 99.99% de las veces era simplemente para beneficio mío.

Aunque mi hijo aún está en pañales, en este poco tiempo he comprendido muchas de esas cosas que él me decía y de todas esas veces en que los caprichos y berrinches eran mi bandera de ataque y a la vez el escudo con el cual intentaba hacer valer mi voluntad.

La vida cambia cuando eres padre, pero eso solo lo comprendes y lo haces tuyo cuando ocupas este lugar, mientras, sigues sin entender absolutamente nada.

Frases que el hombre quisiera escuchar de una mujer

23 febrero 2011 1 comentario

1) Estaciónate por aquí. Quiero que hagamos el amor.
2) Toma más licor, no me molesta…me encanta cuando estás borracho
3) Hoy invito yo.
4) Mi casa está sola, ¿te molestaría si vamos?
5) ¿Qué tal si hacemos el amor toda la tarde y por la noche sales con tus amigos?
6) ¡A que no eres capaz de coquetearle a esa chica!
7) Por favor dime los nombres de los jugadores que están en la cancha de fútbol.
8 ) ¡Penal! ¡Penal!…¡Ese arbitro es un hijueputa!
9) Me encanta la manera en que te estás quedando calvo.
10) De verdad mi vida, no me gusta hablar después de hacer el amor.
11) Por favor no tires a la basura esa camiseta vieja, los agujeros que tiene te hacen ver muy sexy.
12) Espero que no te importe, pero no llevo ropa interior.
13) (Por teléfono) Aló…Mi amor he reservado una suite con jacuzzi ¿Te parece bien?
14) ¡Adoro el olor de tus medias!
15) ¡Viste que golazo que metió ese tipo!
16) ¡Mi vida, ven rápido que van a dar en la televisión un especial de las chicas en la mansión de Playboy!
17) Boletas para un partido de fútbol en mi cumpleaños
18) ¡Eres un dios entre los hombres!
19) Tienes barriguita de camionero… realmente me encanta.
20) Ya terminé de lavar tu carro.
21) Está bien, deja la tapa del inodoro levantada.
22) Como tú digas mi amor.
23) ¿Quedaron brillantes tus zapatos o los vuelvo a lustrar?
24) Perdóname, me equivoqué.
25) Tú tienes la razón otra vez.
26) Eructas como un verdadero león…Te adoro mi Simba!
27) Te veo tenso mi amor…Deberías tomar un viaje al Caribe con tus amigos.
28) Qué suerte mi vida, tienes una secretaria muy linda.
29) ¿Más ropa? No mi amor gracias, ya tengo suficiente.
30) No mi amor, si todavía están buenos los zapatos que me regalaste hace 2 años.
31) Claro que puedes sacar a bailar a mi amiga la modelo.
32) Esos gases tuyos son tan varoniles, me encantan!!…échate otro!!
33) Mas cerveza? Claro mi amor, aquí tienes mas dinero para que compres más cerveza.
34) Amo esa pose de tu revista porno.
35) Mi vida qué lindos son los pelitos que dejas en el jabón.
36) Mi hermana está loca…dice que la estabas mirando mucho cuando se quitaba el bikini para bañarse en la ducha.
37) Mi cielo, deberías llamar a tu ex-novia y preguntarle cómo está. No seas ingrato.
38) Mi amor, cuando hagas el amor con otra por favor ponte condón.
39) Si es mi mamá, dile que en diciembre saldremos de vacaciones, y que el próximo lo pasará con nosotros.
40) Cuando regreses de parrandear por favor me despiertas para calentarte
41) No te preocupes mi amor. Si se te hace tarde ven mañana a dormir.
42) Mi cielo no te bajes por favor. Yo cambio la llanta.
43) ¿No tienes más ropa sucia que quieras que te lave?
44) Tranquilo mi amor, deja los pies ahí que yo limpio más tarde.
45) Amor, te llamó una amiga tuya muy simpática y que te espera en el lugar en donde quedaron de encontrarse. Apúrate que vas a llegar tarde, sabes que no me gusta que seas impuntual.

A pues si….

Antes que sea tarde

Tal vez nunca te has dado cuenta lo importante que es tener a tu familia a tu lado, quizás te has creído que ahora que estás grande, que eres un adolescente o que ya eres un adulto, la presencia o el apoyo de tus padres ya no sean tan necesarias como lo eran cuando tu eras apenas un bebé o vivías los primeros años de tu vida. Seguramente no te recuerdas los desvelos, los sacrificios que hicieron para darte lo que tu necesitabas, para cubrir todo aquello que era importante para que tu tuvieras lo básico para tu vida.

Los años pasaron y fuiste creciendo, la vida se abría a tus ojos, las hormonas se te alborotaron y la “independencia” –según tu- estaba a la vuelta de la esquina, tus amigos del colegio eran más valiosos que tus padres, las salidas con ellos los viernes, los fines de semana, o en cualquier otro momento, eran más chivas que disfrutar un momento en compañía de tu familia, todo lo que ellos querían hacer contigo o en familia te parecía aburrido, fuera de onda y claro, optabas por irte con tus amigos.

La novia o el novio apareció, y viste un mundo de oportunidades abierta ante tus ojos, claro, si eras mujer y apenas ni cumplías los 18, sabías que tu padre no aceptaría, que tu mamá te echaría la mano para que tu salieras con el o con ella pero que tendrías que verte a escondidas o a la salida del colegio. Mientras tanto seguías negándole tiempo a tus padres.

Llegaste a la Universidad, la autopista a “tu libertad” por fin apareció, cumpliste los 18, y las salidas nocturnas hasta la madrugada o hasta el siguiente día se hicieron comunes y un hábito sobre todo en los fines de semana y mientras tu llegabas ebrio a tu casa, tus padres no dormían esperando que tu regresaras, aunque ellos sabían que te apenaba que estuvieran esperándote en la puerta o en la sala de tu casa.

Ahora eres un profesional, seguramente ya tienes tu pareja, o si aún no, vives tu vida feliz y contento, hablas con tus padres ocasionalmente, ya no vives con ellos claro está, las visitas ya no son frecuentes, y cuando es momento de hacerlo, siempre tendrás algo diferente o mejor que hacer, en fin, ya estás viviendo tu vida, ya no los necesitas.

Te has preguntado, que pasa en aquellos hogares donde los hijos nunca conocieron a sus padres, donde, han tenido que luchar para llegar hasta donde hoy están, donde faltó el amor de una madre, el consejo de un padre y donde desde niño han vivido con otros familiares o entre hermanos. Te has preguntado, que sería de ti, si hubieras vivido de esa forma? Tal vez no, tal vez no te lo has preguntado, pues tu ya estas viviendo tu vida y gracias a Dios, has tenido a tu familia siempre ahí, junto a ti.

Para ti, que aún tienes a tus padres, que aún tienes a tus abuelos, ámalos, respétalos, pero sobre todo aprende, ellos son una escuela, ellos vivieron una vida muy diferente a la que estamos viviendo hoy en día, pero en algo coincidimos con ellos, y es que ellos también fueron hijos y ahí aprendieron a ser buenos padres -como estoy seguro que lo son- recuerda que tu también llegarás a viejo, tu también serás padre, y acuérdate que todo aquello que hagas hoy, te será devuelto mañana, todo lo que ates hoy, estará atado mañana, si eres un mal hijo, tus hijos lo serán aún más, sólo entonces comprenderás lo que tus padres han sentido mientras tu les has apartado de tu vida, solo entonces valorarás los consejos de tus viejos, sólo entonces entenderás que el tiempo para aprender, ya pasó y que tal vez solo tienes el recuerdo o aquella fotografía junto a tu televisor, que te recuerda que tus padres ya no están acá para ti.

Apréndelo ahora que aún puedes, tal vez mañana ya sea muy tarde.

P.D.: si, en la foto son mis amados padres y mi sobrinita, y la verdad es una bendición de Dios tenerlos aún a mi lado.

Las cosas cambian, todo cambia

28 diciembre 2009 1 comentario

Con el tiempo, la rutina y la monotonía son el pan de cada día y a medida el tiempo avanza, envejecemos y nuestros cuerpos se oxidan, el reloj se convierte en nuestro peor enemigo.
El trabajo y la apretada agenda nos impide tener tiempo de calidad con nuestras familias, ya no disfrutamos de un buen programa de TV junto a nuestr@s espos@s e hij@s, y mucho menos se hable de una comida en el comedor de la casa, cada quien en su mundo y en su espacio parece la mejor forma.
Las palabras escritas no son más que un recuerdo, las viejas cartas quedaron atrás y el cartero hace mucho dejó su empleo porque fue sustituido por la grandiosa tecnología.
La comunicación ya dejó de ser “face to face”, ahora la distancia es sinónimo de mejor comunicación, el MSN, los mensajes de texto, las webcam´s, sustituyen lo que en un tiempo fue la mejor forma de comunicarse, ahora te acercas en la noche a tu pareja o al grupo de amigos y la fluidez verbal entre ellos se torna en un silencio eterno.
En la calle las personas han perdido el sentido común y el respeto hacia el derecho ajeno, los insultos y palabras soeces están a la orden del día, ya nadie te cede el paso si caminas o quieres cruzarte la calle, “voy tarde al trabajo”, “no tengo su tiempo”, son nuestras excusas.
En la TV, la violencia y el sexo aumentan el “rating” pero no la cultura y el entretenimiento que se busca, lo más rentable es la sangre, los golpes y las patadas, todo lo demás aburre.
La música es peor cada día, bombardeados dia y noche por música sin sentido, el cantarle al sexo, a una mujer infiel y a un hombre promiscuo es lo que más vende, y las posiciones sexuales y mujeres encueradas en un videoclip gana más premios que una canción que llame al cuidado de nuestro planeta.
Comprar el último teléfono es la mejor moda, y el vestirse opuestamente al sexo natural, representa lo más atractivo entre los jóvenes de hoy, hombres con cabello de mujer y mujeres con ropa de hombres es lo más “cool”.
Que si las cosas cambian? Si, pero la conciencia humana y la sensibilidad deberían prevalecer ante el consumismo materialista que nos inyectan en cada momento.
Cada quién es libre de pensar y actuar como le de la gana, según su escala de valores, pero dejarse arrastrar por los estilos de vida materialistas y superficiales en éstos días, parece ser, lamentablemente la decisión más acertada.
Ahora pienso que en verdad, algunas cosas no deberían ser así, si las cosas cambian, que cambien, pero las personas no deberíamos ser como las palmeras, hacia donde nos lleva el viento.

A %d blogueros les gusta esto: